Auditoría Energética

¿Conoce el estado energético de su instalación? 

¿Qué es?

La  auditoría  energética  permite  conocer  cual  es  la  situación  de  una  determinada instalación desde el punto de vista del consumo de energía, define así un punto de partida o referencia.

La Norma UNE 216501 define la auditoría energética como “proceso sistemático, independiente y documentado para la obtención de evidencias y su evaluación objetiva en una organización o parte de ella, con objeto de:

  • Obtener un conocimiento fiable del consumo energético y su coste asociado.
  • Identificar y caracterizar los factores que afectan al consumo de energía.
  • Detectar y evaluar las distintas oportunidades de ahorro, mejora de la eficiencia y diversificación de energía y su repercusión en coste energético y mantenimiento, así como otros beneficios y costes asociados.”

Una auditoría energética no debe ser un hecho aislado, sino una de las etapas iniciales de un  programa de ahorro y eficiencia energética. Es decir, la auditoría energética no es un resultado final, sino un producto intermedio.

Una auditoría no implica ahorro de energía: es necesario implementar sus recomendaciones para mejorar la eficiencia energética.

Objetivos principales:

Cuando se realiza una auditoría energética se persiguen al menos uno de los dos objetivos principales:

  • Alcanzar una reducción de costes a través de la mejora de la eficiencia energética, y del uso de las energías renovables.
  • Alargar el tiempo de vida de los equipos, asegurando que trabajan en condiciones óptimas, y  evitando sobredimensionados y sobrecargas.

Estos objetivos producen una serie de beneficios:

  • Mejora de la competitividad al reducir los costes de producción y mejora de la imagen al no despilfarrar recursos.
  • Respeto y conservación del medio ambiente por un menor consumo de combustibles fósiles y por reducir el volumen de emisiones (dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno y de azufre, partículas, e hidrocarburos ligeros inquemados).
  • Facilita la toma de decisiones de inversión o estrategias de operación y de mantenimiento.

La auditoría energética es además un paso previo y necesario para la implantación de un sistema de gestión.

 

Solicite aquí más información